Coleccion Escolar  
 
inicio
colección
Geografía e Historia
Cálculo y Geometría
Urbanidad y educación
Ciencias naturales
Religión y Patria
Cartillas y Silabarios
Lengua y Gramática
El aula escolar
El material didáctico
El juego y el juguete
Servicios
Contacto
image image image image
image image image image

LENGUA Y GRAMÁTICA

image

Hay cosas que nunca cambian o, al menos, no deberían hacerlo, y una de ellas es la importancia del estudio en profundidad de nuestra Lengua. Desde el saber leer para defenderse al lenguaje literario de nuestros grandes escritores. En los dos casos el comienzo va a ser el mismo y nos hemos valido en nuestro pasado más reciente de los mismos útiles y casi podríamos decir que los mismos métodos en toda la geografía española.

Esa recopilación nos trae en primer lugar, las Enciclopedias, esos libros enormes que encerraban el saber de la época, después las Gramáticas, tochos de verbos conjugados, normas de ortografía, análisis de frases inverosímiles y, junto a ello infinidad de manuales para favorecer la lectura y la escritura: Para escribir cartas correctamente, con sus encabezamientos estándar “Querida Carmen, espero que a la llegada de ésta te encuentres bien, yo bien, a Dios gracias.” También se nos dirigía en cuanto al tipo de letra., las fórmulas de saludo, de cortesía, el tratamiento requerido…y que la tinta no emborronase nuestra obra de arte literaria.

Para hacer ameno el aprendizaje y asumir nuestro tesoro literario la lectura se enriquecía con Quijotes adaptados, lecturas también adaptadas de clásicos, nuestras maravillosas fábulas, todo bastante didáctico, aunque de vez en cuando también teníamos acceso a literatura infantil y juvenil, y nos iniciábamos con Julio Verne, con Salgari, que además nos hacían soñar con islas misteriosa, mares del Sur, Polos y los cuentos con historias de amor de princesas exóticas. Para fomentar la lectura en voz alta: recitales de poesías, previamente memorizadas, lecturas colectivas y un repertorio de poesías , que a fuerza de repetidas nos sonaban manidas, sin contenido “no es verdad ángel de amor…” y, por si no fuese suficiente se hacían poetas obligatorios con resultados tan simpáticos como poco literarios : “El bello porcinico de Don Juan reluce por las noches”.

image image image