Coleccion Escolar  
 
inicio
colección
Geografía e Historia
Cálculo y Geometría
Urbanidad y educación
Ciencias naturales
Religión y Patria
Cartillas y Silabarios
Lengua y Gramática
El aula escolar
El material didáctico
El juego y el juguete
Servicios
Contacto
image image image
image image image

EL AULA ESCOLAR

imageEl aula que presentamos podría representar, con algunas variaciones, la escuela de cualquier zona rural o urbana española de gran parte del siglo XX. En ella se agolpaban niños de diferentes edades, separados por sexos, la escuela de los niños, la escuela de las niñas, y el maestro para los niños, la maestra para las niñas intentaban “enseñar” a ese abigarrado enjambre.

La distribución ya nos habla de una filosofía educativa que marca la diferencia entre la posición del maestro, en su mesa grande, encima de la tarima, con su brasero y la bola del mundo, detrás la gran pizarra a la que acceden los alumnos sólo en el momento que se les indique, con la de los alumnos. Estos en sus pupitres mil veces lijados y encerados, con una distribución fijada de antemano, sólo o con el compañero, amigo o enemigo, según los casos. La posición podía servir de premio y de castigo, adelantar puestos o atrasarlos. La colocación no dependía en absoluto del azar. Te sabes el catecismo adelantas puestos, titubeas…al fondo hay sitio.

El resto del mobiliario también se repetía en una y mil escuelas. Ante todo los símbolos: el crucifijo, Franco y José Antonio, la Inmaculada, a veces la bandera, el reloj, la estufa…En el gran armario los utensilios que hacían más prácticas las lecciones, más motivadoras. Esqueletos, cuerpos geométricos, medidas de volumen y capacidad, los libros algo deteriorados que podían servir de lecturas ejemplares, muchos Quijotes, siempre adaptados.

imageSi hablamos de un color en aquellas clases sobresale el claroscuro, pese a las pequeñas edades de algunos de los alumnos, pero si nos referimos al olor, esos ya es otra cosa, el del carbón en el brasero, el del sudor en el verano, el olor de las flores que regalábamos al maestro en primavera. Y de las paredes colgaban mil mapas que nos prometían aventuras más emocionantes que pasar las tardes bordando mantelerías a punto de cruz.

En la colección hay una gran cantidad de pupitres de distintas épocas, abatibles, bipersonales, colectivos… mesas del maestro, pizarras, una gran colección de mapas murales de geografía, historia, ciencia natural etc. Un gran armario de madera y cristal para almacenar el material fungible y didáctico, así como los libros del maestro y revistas de pedagogía. Cuadros políticos y religiosos, perchas, láminas, carteles, máquina de escribir, ábacos y un sinfín de objetos ordenados, según la época.

image image